Riesgo para la salud de ser búho nocturno

La comunidad médica ha debatido sobre los impactos en la salud asociados con cada cronotipo, y los hallazgos no siempre han sido concluyentes.

Dormir, comer y salud

Debido a que la vida moderna es a menudo agitada, los patrones de alimentación y sueño pueden ser frecuentemente perturbados.

Estas alteraciones pueden alterar los procesos metabólicos cíclicos, como el control de la glucosa, el metabolismo de los lípidos y la presión arterial.

Las personas que se acostaban más tarde tendían a tener patrones alimenticios menos saludables.

Comían más tarde en el día, a horas menos regulares, y consumían más alcohol, azúcar y productos con cafeína que los que se levantaban antes. También era más propensos a saltarse el desayuno.

También consumían menos verduras. Comían con menos frecuencia, pero tenían comidas más grandes.

Este patrón de alimentación puede explicar el hallazgo de que tenían un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y metabólicas.

Las fluctuaciones circadianas del metabolismo de la glucosa en el cuerpo pueden mediar la relación con la diabetes. A lo largo de día, los niveles de glucosa disminuyen, y por la noche se encuentran en su punto más bajo.

Las personas nocturnas que comen más tarde en el día, los niveles de glucosa aumentan justo antes de acostarse.

Conocimientos mayores, pero siguen existiendo lagunas

Los niños eran mucho más propensos a levantarse temprano. Las personas que entran en la vejez, es más probable que vuelvan a sus preferencias de jóvenes que se levantan temprano.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *